NUEVA LEY DE TELETRABAJO EN MÉXICO

Nueva ley mexicana que regula el teletrabajo o trabajo desde casa

NUEVA LEY DE TELETRABAJO EN MÉXICO Destaca el derecho a la desconexión, vital para la salud mental en estos tiempos de pandemia

A partir del 12 de enero de 2021, la Ley Federal del Trabajo oficializa que tras finalizar la jornada laboral que les corresponda, los trabajadores que laboran remoto no están en la obligación de responder a correos electrónicos, mensajes de sistemas de mensajería como Slack o WhatsApp, ni a participar en video llamadas.

Las disposiciones aplican en aquellas relaciones laborales que se lleven a cabo más del 40% del tiempo en el domicilio o en el espacio remoto seleccionado por la persona trabajadora.

Se establece además que el patrón debe:

Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo. Por ejemplo: el equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.

Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.

Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo. Por ejemplo: el equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.

Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.

Las responsabilidades de las y los trabajadores son:

Informar con oportunidad sobre los costos pactados para el uso de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad, derivados del teletrabajo.

Tener el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos, materiales y útiles que reciban del patrón.

Atender las políticas y mecanismos de protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, así como las restricciones sobre su uso y almacenamiento.

Se espera que, en los próximos meses, la Secretaría del Trabajo emita la Norma Oficial Mexicana (NOM), de cumplimiento obligatorio, para regular aspectos de seguridad y salud en esta modalidad. Así existirá claridad sobre cómo se hará cumplir esta ley, y qué multas, si algunas podrían aplicarse, a las empresas que no sigan estos lineamientos.

Un pacto entre ambas partes

Las condiciones del home office deben quedar plasmadas en un acuerdo escrito, pactado por ambas partes. De igual forma, debe tener la flexibilidad para que sea modificado, incluída la posibilidad de regresar a una modalidad presencial o híbrida.

La conversación sobre la reglamentación del teletrabajo en México no es nueva. Desde antes del 2017 se venían desarrollando propuestas, y en junio de 2019 se incorporó un nuevo capítulo, el XII BIS al artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo.

En ese momento se estableció una definición clara de lo que comúnmente se conoce como home office, describiéndola como “la actividad laboral que se ejecuta habitualmente para un patrón, en el hogar del trabajador o en un local libremente elegido por él, mediante el uso de tecnologías de la información y la comunicación, sin vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo.”

De esta manera se creó una clara diferenciación del trabajo independiente o freelancer, y se estableció como una modalidad oficialmente aceptada. Con este nuevo capítulo también quedó instituido que el contrato laboral debe prever las condiciones de servicio, medios tecnológicos y de ambiente para ejecutar esta forma de empleo.

Si bien fue un buen comienzo, quedaban muchas lagunas de información que se pusieron en evidencia cuando una gran cantidad de colaboradores se vieron forzados a trabajar desde casa a raíz de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del la COViD-19. Esto llevó a que el gobierno generara los lineamientos específicos que se dieron a conocer en esta segunda semana de enero de 2021.

Subir